Ion Salgado-Ion Telleria

Identificaciones y registros para responder a la solidaridad vasca con los obreros de Cádiz

Agentes de la Policía española han identificado y han registrado a los trabajadores de Tubacex que han viajado a Cádiz para apoyar a los obreros del metal. «Esto no se trata de fronteras ni de sectores, aquí lo que hace falta es unión», señaló el miércoles Ixone Retes, de LAB, en un discurso viral.

Audio_placeholder

Ixone Retes audio

Loading player...
Trabajadores de Tubacex, en Cádiz. (@ZapicoAlex)
Trabajadores de Tubacex, en Cádiz. (@ZapicoAlex)

La Policía española ha identificado este jueves por la mañana a los trabajadores de Tubacex que han viajado desde Aiaraldea hasta Cádiz para mostrar su apoyo a los obreros del metal, en huelga desde el 16 de noviembre.

Según ha indicado Ixone Retes a NAIZ Irratia, los agentes les han identificado y les han registrado este jueves por la mañana, mientras daban un paseo con un trabajador gaditano.

Los policías, que también querían registrar la furgoneta en la que han viajado hasta el extremo sur de la península, les han preguntado qué hacían en Cádiz. La respuesta a esta pregunta es sencilla: mostrar su apoyo y solidaridad con los obreros del metal, que durante los últimos días han tomado las calles para reclamar un convenio digno. 

La propia Retes intervino este miércoles en una movilización donde, micrófono en mano, defendió la unión de los trabajadores y trabajadoras. «Esto no se trata de fronteras ni de nada, ni de sectores, aquí lo que hace falta es unión», manifestó antes de en que «todos somos iguales, todos somos clase trabajadora».

«Y hay que decirles ‘basta ya’, que estamos hartas y que les vamos a ganar», añadió tras recordar que la huelga de Tubacex se prolongó durante 236 días. «Quiero deciros que se puede, que esta gente no es gente extraordinaria, se les puede vencer, se les puede hacer frente», apuntó, y anunció una aportación de 4.500 euros a las caja de resistencia.

Preacuerdo con UGT y CCOO

Cabe señalar que UGT y CCOO han suspendido la huelga tras alcanzar un preacuerdo en el que se establece que el convenio tendrá una vigencia de tres años, desde el 1 de enero de 2021 hasta el 31 de diciembre de 2023, con una ultraactividad ampliada de dos años desde su vencimiento.

También se acuerda la creación de una comisión para el control y seguimiento del presente acuerdo y la vigilancia de las cuestiones referentes a la eventualidad «y en particular al control horario, las horas extras y el abono de los atrasos».

Esta comisión, que se reunirá cada tres meses, estará integrada por ocho personas, cuatro por la parte empresarial y cuatro por la social, dos de UGT y dos de CCOO, con invitación a participar a los representantes de la Inspección de Trabajo, la Consejería de Empleo, la Seguridad Social y el Servicio Público de Empleo estatal.

Además, se preven incrementos salariales, de forma que en 2021 se fija un aumento fijo a tablas del 2%, con efectos retroactivos desde el 1 de enero de 2021, de forma que los atrasos que se generan se abonarán entre noviembre y diciembre de este año.

El texto precisa que «una vez conocido el IPC real del año 2021, si superarse el 2% se actualizarán las tablas salariales con el 80 % de la diferencia entre el IPC real mencionado y el 2%, sin que esta actualización genere atrasos de 2021».